miércoles, 9 de julio de 2008

Sobre El Reino de la calavera de cristal


Ya en sus últimas semanas en cartelera, decidí ir a ver Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. Debo decir que no me desagradó, pero no quedará en mi memoria como ninguna de las tres anteriores.

Steven Spielberg nos tiene acostumbrados a películas de historias profundas y símbolos potentes. Los casos de ET o Schindler's list son excelentes ejemplos. Jurassic Park y War of the worlds plantean tramas no tan profundas, pero tienen una calidad enorme y altas dosis de espectacularidad. Lo que nunca (a juicio de quien esto escribe) nos había propuesto Spielberg era una película casi carente de trama y de una espectacularidad tremenda.

En Live free or die hard (Die hard 4, vamos), y guardando todas las distancias, vemos a un McLane anciano, que no sabe de nuevas tecnologías, que no tiene sutilezas y que se va dando cuenta de todo esto mientras transcurre la película. En el caso de la cuarta de Indiana Jones, Indy no se da cuenta de nada, sigue siendo el mismo de hace 19 años y seguirá siendo el mismo de la próxima. El tema de la paternidad es apenas rozado, su longevidad no es problema para ningún desafío y su nuevo y antiguo amor se desarrolla en unos cuatro parlamentos. Ningún tema de "importancia" es llevado hasta sus últimas consecuencias, por lo mismo ninguno de los personajes tiene algún tipo de arco de transformación constituyendo, así, una película bastante plana.

Pero ojo, no he dicho en ningún momento que la película haya sido mala. De hecho imagino a Spielberg y a Lucas divirtiéndose a montones haciéndola. Está plagada de escenas de acción, donde los dobles hacen un excelente trabajo; efectos especiales muy bien trabajados, persecuciones casi idénticas a las de las anteriores entregas, bichos que ofrecen muertes impactantes, accidentes de los que es practicamente imposible salir tan ilesos, en fin, una película que se disfruta.

Con todo, es un film que me recuerda más a Death Proof de Quentin Tarantino que a Close encounters of the third kind, lo que hace replantearme un poco el cine. Si los ojos de Spielberg y Lucas, quizá los dos cineastas más populares y consolidados, se giran hacia las producciones planas pero espectaculares ¿no será porque algo el cine llama a la espectacularidad y no tanto a la historia? ¿o por el contrario el cine debe seguir trabajando tramas profundas y universales? Sea como fuere tanto Spielberg como Lucas han demostrado que pueden introducir mucha gente en las salas haciando cine de la forma que ellos consideren correcta.
--------
-Al fin te animas ¿no?
-Bueno sí...
-No está mal, pero un poco más de contundencia diciendo que la película es casi una traición a la filmografía de estos dos "grandes" no hubiera estado mal.
-A ver... a mí no me parece una traición de nada, simplemente es un pelo distinta y todavía en el mismo tono.
-No te engañes, Luis... en IMDB le ponen un 7, y yo los apoyo.
-Sí, Luis, pero tú también dices que Cloverfield es buena.
-Es que es buena.
-Es monstruosamente mala.
-Jajajajaja... me gustó más que esta de Indiana Jones.
-Porque la viste con unos lentes dañados.
-Paso de ti... ¿celebramos con vino de mora?
-Me parece correcto.
¡Head aega!

No hay comentarios: