martes, 9 de diciembre de 2008

¡Varekai!


¡Flipa, flipa, flipa! como diría nuestro amigo el Borja, pero es que es flipante.
La previa
Como saben estoy trabajando en la calle. Como saben también en la calle se ve mucha publicidad (aunque aquí en Madrid no tanto como en Caracas y menos como en EEUU). La cosa es que caminaba con una rubia que se cagan (en serio iba con la del video que le hizo el novio tiene más cuadritos en el abdomen que yo) y vi grandotote: VAREKAI. Una publicidad de esas que desaparecen y aparecen al rato. Pues, aunque tuviera que visitar un cliente me quedé esperando a que volviera: Casa de Campo, del 13 de noviembre al 6 de diciembre, pero ahora todo consistía en conseguir a alguien que me acompañara.

Aquí nos pudiéramos desviar un poco. En la oficina (las únicas personas con las que mantengo un contacto regular), son "pavitos" a la madrileña y todos me tildan de friki, así que de entrada no contaba con la mayor cantidad de gente que conozco. Luego pensé en los panas del máster, pero ¿qué pasa? que desde que llegamos a Madrid los que estamos en Madrid o no tenemos suficiente dinero o estamos currando hasta las mil.


Desviémonos un poco más. Cuando me mudé mis dos jefes y otro pana me ayudaron con la mudanza. Cuando llegaron a mi casa yo estaba escuchando mis eternos recopilatorios que no salen mucho más de Manu Chao, Squirrel Nuts Zippers, algo de punk y Emir Kusturica and The No Smoking Orchestra. Pues precisamente esos últimos era lo que escuchaba. Eso ayudó a acrecentar mi fama de friki. Pero lo más gracioso es que cuando llegué a mi nueva casa mi casera (digamos que se llama... María) tenía una entrada de Emir Kusturica etc. pegada a su corcho. Debo admitir que no todo el mundo sabe que existe esa banda, son conocidos, hacen giras, pero no son Aerosmith. La cosa es que mi jefe también la vio (la entrada) y luego me dijo que había tenido suerte en encontrar otra friki como yo de casera.

Regresemos. Mis padres fueron al Corteo en Dallas y me regalaron el dvd. Yo no lo había visto hasta hace poco (luego de mudarme a mi nueva casa) y se lo mostré a María. Luego de verlo me dijo toda emocionada que era brutal, arrechísimo, etc., etc. Ciertamente lo es.

Así fue como di justa y perfectamente con mi acompañante al Varekai.

El espectáculo


Yo, antes de ir, había visto el Quidam, el Alegría, el Corteo y el Varekai, sólo que no me acordaba tanto del último, así que me lo tripeé igual.

El espectáculo comienza con una luciérnaga hablándonos y ya con eso flipas. Generalmente, al menos en los que yo he visto, el Circo del Sol tiene como una trama central. En Corteo, por ejemplo, era algo así como que un señor soñaba que cortejaba (corteo) a la muerte. Eso lo hacía impactante. No recuerdo la del Quidam ni la de Alegría, pero también la tienen. Este va de algo así como que a un ángel (o quizá sea la luciérnaga que nos habla al principio, pero parece un ángel) le roban las alas los dos clowns. Eso estuvo bien, pero no tan efectivo como otros.

Los números, señores ¡los números! Hubo de todo un poco como siempre: malabares, aéreos, trapesismo, etc. Todos estuvieron flipantes. Obviamente por mi condición sabrán que me fascinó el malabarista que jugó con siete pelotas con boca y manos, con (creo) quince sombreros tirándolos como bumerans y con tres pelotas de rebote medianas. Quedé loco. Luego el último número es con unos péndulos que catapultaban a los trapecistas. Increíble y tenso, siempre uno cree que esos tipos se van a golpear con las varas.

Es que eso es lo que me fascina del Cicro del Sol, la originalidad de los números, del vestuario, de la música, el surrealismo que se percibe en todo, lo bien calculado que está cada movimiento. Nada comparado.

María y yo flipamos, al menos así podía intuir en su cara. No es algo que se vea todos los días, no es algo que se sienta todos los días.

Al salir hay un mercadito Cirque du Soleil en donde venden de todo. Me compré una mascarita, María un llavero, pero había libros, franelas, chaquetas, gorras, lápices ¡de todo! Y también flipas con eso.

La primera vez que vi el Quidam (mi primer Circo del Sol) pensé: "¡Qué mierda, nunca vendrán a Venezuela!" Pos si la montaña no va a Mahoma...

En fin, chicos, los dejo con un video del circo y nada, si pueden ir, vayan, porque es simplemente ¡flipante!







--------------------------

-¿Y ahora cuál es tu excusa te dije ya?
-Ahora sí, vagancia, sorry.
-Vete a la mierda. ¿Qué tal el circo?
-Flipante
-¿Puedes dejar de usar esa palabra?
-No sé... ya lo veremos, cuando vaya a Caracas.
-Tas cagao.
-Sí.
-No es una pregunta.
-Ah.
-Toma un trago pa que se te pase.
-¡Salú!

¡Adeus!