miércoles, 16 de julio de 2008

Hoy conseguí un trabajo


He estado aproximadamente una semana y media buscando trabajo aquí en España. He ido a más o menos unas 10 entrevistas y casi todas han sido para vendedor de puerta a puerta. Es un trabajo espantoso, pero totalmente justo: te pagan lo que trabajas. Si vendes un producto en un día te pagan muy razonablemente. Si vendes dos, pues doblemente razonable. Y así. A fin de mes te dan tu vaina que te da para pagar una habitación en una zona normal y para pagar los gastos. Eso sí, debiste de haber trabajado lo necesario para ello. Haber trabajado menos implica el riesgo de perder el empleo o no poder pagar las cuentas, y haber trabajado de más implica darte más lujos. ¿No es el trabajo perfecto? Lo digo a nivel ideológico y pragmático.

No quisiera seguir polemizando con el/los tema/s anterior/es, que no sea en los comentarios, pero en Venezuela esto o no se ve o yo no lo vi, más allá de anwan y herbalife, en los que tengo entendido que hay que trabajar mucho más para ganar dignamente. Y, aunque no quiero ni me guste justificarme, es una de las razones por las cuales yo quisiera quedarme aquí un buen tiempo: las cosas funcionan, y es bastante menos engorroso vivir en un lugar en donde las cosas funcionen que en uno donde no. Se podrá decir que en lo fácil no hay verdadera recompensa, pero es que nunca usé la palabra "fácil" para describir la forma de vida aquí. No es fácil patear calle para vender un producto. Pero si lo haces te pagan, que es lo mínimo que se puede esperar. Se podrá decir también que algún amigo o conocido ha hecho dinero o, al menos, ha vivido dignamente con un trabajo escoñetante en Caracas. Lo de siempre: son casos que en su gran mayoría son por golpes de suerte y en los demás, ventajas. Pocos son los que de verdad (hoy) trabajan como burros y ganan lo que merecen, quizá hace diez, pero no hoy. También se dirá que estando afuera no se puede luchar por el país, y es quizá lo más refutable. En todo caso eso se lo pueden decir a Vizquel, Dudamel, Arango o Montejo. Personas que han pasado momentos de sus vidas fuera del país y aun así los sentimos "nuestros", lo que unifica a una nación, cosa totalmente necesaria en Venezuela. Eso sin contar con las luchas políticas, que, aunque fuera del país, se van librando, inclusive, individualmente.



En mi familia ha habido varios integrantes que han vivido en Caracas, luego se van al interior y siempre dicen lo mismo: a Caracas no vuelvo. Más o menos lo mismo (no sin un resquemor inquietante y doloroso) me ha pasado a mí. Claro que pienso volver a Venezuela. Es imposible no pensar en mi país como el lugar en donde más a gusto me siento. Pero también es imposible pensar en él como un lugar "vivible". Una contradicción total, es cierto. Un sentimiento algo indescriptible, pero les aseguro que es así. En este momento carezco de las herramientas necesarias (de nuevo) para racionalizarlo, quizá por eso voy escribiendo trazos, pinceladas que ojalá y en un futuro pueda completar.


Un limbo, una especie de umbral, así se está cuando se opta por la migración. La mente, el sentimeinto y los recuerdos en el país natal (y estoy seguro de que esto no es mío, pero no recuerdo de quién) y la realidad, el día a día, el instinto de supervivencia lejos. Lo metafísico y lo corpóreo, la derecha y la izquierda, la levedad y lo terrenal separados por un océano. Es desequilibrante totalmente. Y aunque el fin nunca puede ser el equilibrio, al menos sí, absurdamente (con conciencia implicada, obvio), se busca.


------------

-¿Qué te pasa?
-Estoy depre, viejo...
-¿Qué tiene que ver?
-A ver, te explico: estoy depre, en consecuencia no quiero pasar mucho rato sin hacer algo que me distraiga la mente, me gusta la revista Letras Libres y la estoy leyendo, además me terminé en estos días, y al fin, el Mito de Sísifo, y estaba buscando trabajo. Mientras iba en metro de un lugar a otro lo único que hacía era leer y leer, y mira que aquí en Madrid te puedes tardar una hora metido en el puto metro.
-Por eso estás escribiendo con esa puta prosa tan marica y esas ideas tan liberales.
-Pues... será, viejo.
-Está bien, pero recuerda que eres de izquierdas.
-Es que ya no lo tengo tan seguro.
-Y tú quieres que yo mande a un par de tíos pa que te den un par de balazos ¿verdad?
-¿Y no puedo tener mi propia puta ideología y dejar a las derechas y las izquierdas a un lado como dice Hal?
-Yo no lo voy a hacer... si a ti te da la gana...
-Mmmm... viejo, recomiéndame una revista de izquierdas que sea tan o más buena que Letras Libres, es que es la hostia. Y El Libertario es bueno, pero es pura política, esta es literatura, cine, política, arte ¡coño, todo!
-Lee más ficción, déjate de mariqueras... ¡te estás alienando, Luis!
-No me estoy alienando nada ¿sabes por que?
-¿Por qué?-
Porque quiero otra puta birra... fría...
-Vale... cuando estés borracho te doy.

¡'we sont laa taash ra!

3 comentarios:

HAL9000 dijo...

Lo de dejar de lado izwuierdas y derechas no lo dice Hal, lo dice ortega y Gasset en el prólogo de la edición francesa de "Meditaciones del Quijote":

"Ser de izquierdas es, como ser de derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejia moral".

Saludos.

Anónimo dijo...

lo ves?... hermoso .... me iba y casi al cerrar lo lei, menos mal men... porque me hacia falta viejo.... porque por mas dificil que sea, por mas jodido que paresca puedes ser un poco mas vulnerable alla... conectas con algo q no te leia hace tanto.... no es solo vomito luis lo que se busca, ni solo reseñas meticulosas e impactactantes.... resonancia viejo...

Duermo mas trankilo.... Felicitaciones!!!
tambien por el nuevo trabajo!!!!
no va a ser facil pero se aprende que jode!!! tema de msn... hablamos!

oboed dijo...

Hubiera podido jurar que era en La Rebelión de las masas donde -como, creo, dijo una ministra de cultura de aquí en algún momento- "los filósofos Ortega y Gasset" decía eso. Y es un verdadero touché porque yo mismo he usado esa cita muchas veces. Pero no podemos negar tampoco que hay que mojarse un poco de vez en cuando ¿no?

Gracias, Luis-anónimo. Pues nada, que es lo que hay, unos días con el gobierno y otros con la oposición. La cita de Ortega y Gasset cada momento cobra más vida.

Las respuestas al otro post mañana que hoy estoy remamaus...

¡Abrazos!