domingo, 20 de abril de 2008

Es malo ir a las playas

El presidente de mi país no deja de sorprenderme. Hablar al frente de mucha gente que te admira, que te venera, para las que eres un Dios (sin ningún tipo de matices), significa una responsabilidad que estoy casi seguro, nadie puede llevar en sus hombros. Eso no le importa para nada al presidente de mi país, se lo pasa simplemente por -frase muy usada por él- donde mejor le quepa.

Es malo ir a la playa. Juro por lo que sea que entiendo muy bien que critique al que le guste "la buena vida" (con todos los bemoles que esa partirura pueda tener), entiendo que a aquellos que nos gusta un whisky mayor de edad, como decía el inefable Olegario de aquella afamada, y casi plagiaria, telenovela venezolana Cosita rica, seamos objeto de odio por parte de los que no pueden darse ese gusto de cuando en vez, pero ¿por qué es malo pasar un fin de semana en la playa? Imagino que el comentario está muy relacionado con el acostumbrado juramento del presidente, no se puede descansar si se está en un cargo público revolucionario, cosa que tampoco entiendo porque, hasta el más robotizado de los revolucionarios, es un ser humano.

Pero no, quizá ahí esté mi pifia. Si hay que cambiar al mundo, pues, hay que hacerlo desde sus habitantes. Y si hay que cambiar a sus habitantes, pues, habrá que hacerlo de fondo: robotizarlos para que no cuestionen (y cuidado con la IA).


Además ¡Las playas venezolanas son una hermosura! ¿cómo privar a una persona de esos lugares tan excepcionales? Pero entonces, luego de mucho pensarlo, lo dilucidé: las playas son una herramienta del imperialismo, y, presidente, estoy totalmente de acuerdo con usted:

1) A las playas van las personas que no tienen nada mejor que hacer sino ir a la playa, creando un déficit de trabajo en el momento y hundiendo a Latinoamérica (sobre todo el Caribe) en más miseria.

2) En las playas la gente se emborracha y se droga, impidiendo que el cerebro de esas personas se desarrolle normalmente, hundiendo a Latinoamérica (sobre todo el Caribe) en más miseria.

3) Las playas son demasiado hermosas, debido a la cantidad de dólares que bush y sus aliados se gastan para ese propósito. Así la gente va a las playas a no pensar sino a sentir lo que le transmite aquella hermosura, hundiendo a Latinoamérica (sobre todo el Caribe) en más miseria.

4) En las playas la gente se ahoga, menos capacidad de producción, propiciando así el hundimiento de Latinoamérica (sobre todo el Caribe) en más miseria.

5) Está demostrado que caminar sobre arena cansa más que caminar sobre el asfalto, así que el trabajador, al ir a las playas, se cansará más, e irá al día siguiente muerto a su trabajo, porque tuvo un fin de seman en la playa, hundiendo, de esta manera, a Latinoamérica (sobre todo el Caribe) en más miseria.

6) Que un citadino vaya a la playa implica la distracción de los pescadores en otras atenciones, hundiendo a Latinoamérica (sobre todo el Caribe) en más miseria.



En fin, esas sólo fueron algunas de las causas por las cuales ir a la playa está mal para el presidente de mi país.

Si eres de Venezuela te recomiendo que veas bien esas fotos, porque quizá no la puedas ver más nunca... es malo ir a las playas.

--------------


-Si eres demagogo...
-Fíjate, Luis... si eres escritor tienes que medir cada palabra, pero si no las mides, cualquier consecuencia será individual... si eres presidente de un país...
-¿Y por eso tienes que hacer demagogia?
-Y por eso tengo que señalarlo...
-O sea que el presidente tiene que estar pendiente de todas las palabras que dice...
-Todos los presidentes tendrían que ser buenos escritores, licenciados en letras, filólogos, cosas así.
-Y estuviéramos bien, pero bien jodidos.
-Síp
-Tengo nacional.
-También lo tripeo... sírvelo.

Adéu.

1 comentario:

Anónimo dijo...

no a la playankimperialista