domingo, 20 de abril de 2008

Aclaratoria, no es un nombre más (2)

Bueno... esto fue un golpe bajo de mi memoria, porque no es mi culpa, es de mi precaria, desmejorada, enferma y espantosa memoria.

Sí, es de mi memoria porque mi antiguo blog, la mierda de blog que tenía antes (y me defiendo de nuevo, no era una mierda porque yo lo hiciera mierda, sino porque blogspot.es es una mierda) se nominaba correctamente. Este no (ahora sí, lo cambié, pero lo acabo de cambiar).

En todo caso pido disculpas en nombre de mi horrorosa memoria por haber escrito mal el nombre del blog, si echan la vista un pelín hacia arriba verán que ya lo cambié y cómo se escribe bien.

De todas formas, aprovechando este lapsus, les pego (porque estaba antes en el otro blog) un diálogo casi verídico de Luis y Luis (inventado por mí) saliendo de Caracas...

-A ver... una pregunta ¿ahora qué coño hago con esta plata?
-Pues, vámonos...
-¿Pa dónde?
-Pa la playa, ¿pa dónde más?
-Marico, es Domingo de Semana Santa y no vamos a conseguir ni dónde quedarnos ni cómo coño irnos.
-Vámonos pa Nuevo Circo que ahí agarramos el autobús...
-¿Pa dónde?
-Pa la playa, ya te dije.
Pa qué playa, mamagüebo! Ya lo vi todo, otra Semana Santa encerrado en esta mierda sin hacer nada...

(Un pelo después)

-Bueno, fíjate, yo tengo que llegar al puerto el Miércoles.
-Y yo tengo que regresarme el Sábado porque si no no me regreso.
-Perfecto... pero es el miércoles ¿qué hacemos de aquí al miércoles?
-No sé...
-Vámonos pa la playa.
-Me cago en la playa... viejo, las playas están hasta la mierda.
-¿Tú no tienes la carpa de Miguel?
-Mmm... sí, cierto.
-Pues nada... mañana a las 7 en mi casa.

(Al día siguiente a las 7 en su casa)

-¿Pa dónde vamos?
-Pa la playa, cabrón.
-¿Pa qué playa?
-Fíjate -saca un mapa impreso de internet- vamos a agarrar un autobús hasta Río Chico... y no sé... ahí vemos qué pasa.
-Vale, vale...

(autobús hasta Nuevo Circo)

-Tenemos que comprar curda.
-En el camino, el autobús se para a cada rato.

(Silencio)

-No va haber autobuses a Río Chico.
-Me tienes la vida triste, Luis.

(Luis mira a Luis con una cara que va del sueño, pasando por "no es buena idea este viaje", "quiero curda" y terminando en "ah la mierda")

-Llegamos.



(Autobús a Río Chico, detenido en Nuevo Circo)

-Marico ¿por qué no hay cola?
-Porque los lunes la gente trabaja.
-En España no, es Semana Santa.
-¿Y tú estás en España, mamagüebo?
-Es difícil responder a esa pregunta.

(Silencio)

-Marico, esa señora ha comprado todo lo que los vendedores le han vendido: tiene tres botellas de agua, como cuatro pañitos para la cocina, cambures, un sudoku y como 5 bolsas de pepitos.
-Jajajajajaja, sí marico -Mira su mapa, su orgullo, nuestro destino por unos días- Mira, vamos a Río Chico, ahí preguntamos por una playa... según mis cálculos llegaremos como a las 11, nos bañamos, comemos...
-Ya va, marico... ¿no deberíamos montar la carpa primero?
-Sí, estoy de acuerdo contigo... a ver, somos hippies, ¿no?
-Pues sí, o al menos algo nos queda todavía.
-Somos anarquistas, ¿verdad?
-Ajam... anarquistas como el que más.
-Sí, sí, sí... respetamos, somos solidarios, igualitarios, libertarios y toda esa vaina ¿cierto?
-Sí, cierto...
-Bueno, eso quiere decir que en este viaje no va a haber imposición de ningún tipo ¿vale?
-Vale...
-¿Estás de acuerdo conmigo?
-Estoy de acuerdo contigo...

(el autobús arranca)

-Pues ¡Plomo, marico!



(Llegaron a la playa y no estaban rascados porque el autobús no se paró en ninguna parte, así que lo primero que hicieron fue comprarse un par de cervezas bien, pero bien frías, se las vendió Catalina)

Luis y Luis pasaron unas vacaciones de puta madre donde recorrieron Río Chico, se emborracharon con los padres de Luis en Las Olas Resort, comieron arepas de Catalina (pero la harina pan era de ellos, toda una sorpresa), la nalguda de Tacarigua de la Laguna, conocieron a uno de los tipos más interesantes que debe existir en el planeta, tripearon en Playa Miami (sin curda, por imbéciles, porque el ratón, en un principio, no se los permitió... luego fue otra cosa), comieron camarones crudos con vinagre, a Luis se le perdieron unos lentes de sol bien cartelúos, recibieron a Carlitos en Cayo El Saco, durmieron escuchando música arrechísima, pasaron roncha en El Guapo esperando un autobús para Puerto la Cruz, se metieron en un casino a mirar, Luis aguantó todas las bromas subidas de tono de la tía de Luis, comieron pez perico recién pescado con aliño (de esto Luis no recuerda mucho porque estaba hasta las ñángaras), Luis se regresó y Luis se quedó en casa de su familia por una semana más. Un parrafito para contar un poco lo que pasaron, pero eso será otro tema, otro día, lo importante era contarles un poco cómo había nacido el nombre de este blog.

Agur.

No hay comentarios: