lunes, 8 de abril de 2013

Siempre hay un escritor que te puede contradecir


Así. Siempre puede haber un Méndez Guédez, por ejemplo, que puede hacer tambalear lo que creías verdadero. Dice el escritor acerca de la ficción lo siguiente: 

"La ficción se sostiene sobre la idea remota de la eternidad. Frente al tiempo que se mueve incesante, la ficción extrae un trozo de vida y al colocarlo en la circularidad de esa historia que concluye y vuelve a reiniciarse cada vez que alguien la contempla, la lee, la mira o la escucha, se configura un tiempo paralelo donde nada envejece, nada se destruye."

Porque en plural es cierto. Entre persona y persona los personajes vuelven a estar ahí como nuevos. Y aún entre tiempo y tiempo: "también ellos (los libros) cambian a la luz de una perspectiva histórica que se ha transformado" nos recuerda Calvino.

Pero yo terqueo. Para mí, para uno, los personajes mueren al finalizar la ficción. Aunque siempre puedas volver a ellos con vida renovada o visión madurada, el recuerdo de sus finales hará que los leas como quien recuerda viejos momentos que no pueden volver por pertenecer al pasado.





------------

Luis: ¿Qué? ¿Te atreves así, a lo mero macho contradecir a Méndez Guédez y no contento, también a Ítalo Calvino?
Luis: Ellos fueron los que me contradijeron a mí.
Luis: Ellos no te citaron.
Luis: Todavía.
Luis: Salud por eso.
Luis: Y por lo otro.

¡Namare!

No hay comentarios: