jueves, 19 de junio de 2008

Un adelanto...

Hace varias entradas atrás prometí que iría pegando diálogos de House y de Californication porque me parecía que tanto Greg como Hank compartían lo que Albert Camus llama el espíritu absurdo. La premisa no ha cambiado desde entonces, aunque Hank se haya desviado un poco (no así Greg), y a partir de mis visionados de las series he intentado hacer la investigación correspondiente basándome en El mito de Sísifo, en primer término, luego algo de Rayuela y quizá también vaya a haber un tanto de Dostoyevski. Pero mi trabajo va muy lento. Mi procastineo es increíble e innegable. Pero ahí voy. Mientras, les adelanto algodón para que nodigan.

Luego de inhalar gas hilarante para crear empatía con un niño autista y poder sedarlo, House, con una “bonita nota” habla con Wilson mientras Cameron hace unas pruebas.


Wilson: ¡Qué sensible!
House (viendo a Cameron): ¡Qué pedo más bonito!
W: La esperanza es lo único que tienen esos padres.
H: No, más bien la causa de sus desdichas. Deberían comprarse un coquer spanic: les miraría a los ojos, movería el rabo de felicidad, los lamería, sería cariñoso…
Cameron: ¿Tan malo es desear un hijo normal? Es normal querer ser normal.
H: Eso te ha quedado muy elitista. Verás, los blancos flacuchos socialmente agraciados trazan un bonito círculo. Los de dentro del círculo son normales, a los de fuera hay que darles una paliza, machacarlos y reprogramarlos para meterlos en el círculo, si eso falla hay que internarlos o compadecerlos, que es peor.
C: ¿Así que está mal sentir lástima por ese niño?
H: ¿Por qué sentir lástima por alguien redimido de las (…) normas de cortesía que son una completa idiotez, hipócritas y por tanto degradantes. El chico no tiene que fingir que le interesa tu neuralgia, ni tus excreciones, ni donde le pica a tu abuela. ¿Imaginas tener una vida exenta de todas esas empalagosas idioteces? No lo compadezco… lo envidio.

Todo esto mientras una niña muy, muy, muy agraciada de 17 años acosa sexualmente a House. Si en esta serie hay algo al azar, será muy poco. La relación de este diálogo y el absurdo de Camus radica, en mi opinión, en que obviamente House quiere estar apartado de esas normas de cortesía, le fascinaría poder tener un affair con la chica de 17, pero sabe que entre su intención y el fin que lo espera no puede haber ninguna correspondencia. Y así en toda la serie, de hecho su premisa lo constata, pero ya esto será tema del trabajo completo. Y no les cuento las de citas de Camus (en el Mito de Sísifo) y Cortázar (en Rayuela) que tengo que encajan perfectamente con la serie, por ejemplo: “Sabedor de que no hay causas victoriosas, me gustan las causas perdidas: éstas exigen un alma entera, tanto en su derrota como en sus victorias pasajeras.” ¿Alguien puede decir si esto lo dijo House o Camus? Ojo, cada victoria de House es pasajera, pero no nos adelantemos…

--------

-Es un punto en común.
-Sí, Hank y Greg son parecidos hasta cierto punto.
-Es un punto en común entre tú y yo.
-Tú eres Hank y yo House...
-Vale... House no tira tanto como Hank...
-Ya... el botón no lo podré apretar nunca ¡pero cómo quisiera!
-Y de los miles de millones de habitantes no saldrá ningún buen sistema que mejore al mundo ¡pero cómo quisiera!
-Absurdos pa la chet...
-¿Y Amanda?
-¡Cómo quisiera!
-Jajajajajajaja ¡pa la chet!
-Me queda ginebra.
-Asco, pero qué coño.

Mi ru paf Sim

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jejejejeje ni tu ni yo men...
Mi ru paf Sim ?????
jejejejejej
absurdo

Anónimo dijo...

Bueno, a ver, lo de House fue frente a un niño que sufría de autismo. Y House se defiende diciendo que el niño es feliz, etc. Pero ¿recuerdas cómo termina ese capítulo? El niño le regala el nintendo -no sé cómo llamarlo- a Hose en símbolo de agradecimiento y él, ¿recuerdas la cara que pone?

No lo sé, Luisito. Yo creo que ellos se meten mucho con eso de ser normal o no pero, en última instancia, todos terminan diciéndole a House que es un miserable (cuya traducción más justa en español sería algo así como "estás jodido")

Y, por otro lado, lo de la niña. Evidentemente él hubiese querido que pasara pero no creo que sea su "moral" lo que lo impida. Creo que es más bien su pierna, digamos. Así se lo hace ver, varios capítulos más adelante, la psiquiatra que está enferma en el polo norte, creo. House no tiene moral pero sí tiene una pierna que cojea y que le duele. Una pierna que lo conecta a la tierra, no le permite andar por las alturas. ésa sería su piedra, a mi parecer, no las reglas de la sociedad que le impiden estar con la muchacha.

¿No te parece?

Pezsapo.

oboed dijo...

Mm... interesante (imagínate mi pose: piernas cruzadas, mano en el mentón y ceño fruncido)

A ver. No lo había visto de esa manera, "su pierna lo ata a la tierra", sí, y a todo lo que ello conlleva, incluyendo la moralidad. Estaríamos hablando más o menos de lo mismo. De lo contrario su pierna representaría un simple complejo, pero dudo que estés hablando de eso.

Luego House siempre pone la misma cara cuando alguien tiene un gesto con él y es básicamente por su misantropía (si no te gusta la berenjena por principio ¿qué cara pondrías con una que te gustara?). No entiendo el hecho del regalo con el hecho de ser feliz, no consigo la relación. Digo más, no sé si House verbaliza que el chico es feliz, lo envidia ¿pero cree que es feliz? House intenta ser como él a un nivel conciente, mientras el chico "es" a un nivel inconciente, visto así y según Camus, la ventaja la llevaría House.

Luego tampoco entiendo la relación de la normalidad de House y su miseria; ciertamente, independientemente de que sepamos que House no es un tipo normal, es un hecho medianamente superficial y que su miseria es el impulso de la serie ¿era eso lo que querías decir?

En fin, qué bien que ya hayas visto todo House, ve la quinta;)

Otro abrazote!!!