martes, 17 de junio de 2008

Hasta la vista... babies


Las despedidas siempre son una mierda, pero todo parece apuntar a que no existe tal cosa como las relaciones eternas entre dos o más personas. Las familias se separan, las amistades y los noviazgos terminan, y pues, exactamente lo mismo ocurre con los másters. Hace diez meses llegué a Salamanca con absolutamente todos mis peroles y no conocía a nadie, a excepción del casero con el que había hablado un par de veces por teléfono y también con el contacto de la ponti. Luego de diez meses puedo decir que conocí gente excepcional, encomiable, gente a la que admiro por una u otra razón y que además de sus atributos profesionales poseen un encanto algo exótico para mí, pero al mismo tiempo reconocible no sólo por el idioma que compartimos de forma hermosa, sino también por otras muchas coincidencias que terminan erigiendo las amistades que coceché durante esta decena de meses.

Eso lo primero, pero es imposible dejar de lado los conocimientos académicos que adquirí. "I know kung fu" sólo que ahora necesito una productora que me diga "Show me". A todos aquellos que pasaron por el máster a enseñarnos algo de lo que hacen cada día, muchísimas gracias.

Nombrar personas puntuales siempre es algo pedante, pero sería más pedante todavía dejar de reconocer el especial cariño que les tomé a Héctor Bobo y Maria Josefa Rustarazo, mis dos compañeros de viaje, mis dos "buddies" de esta road movie que, como todavía no acaba, pues tampoco su amistad. Dos amigos con todo el sentido de la palabra. Dos personas queribles, adorables, entrañables, que siempre estuvieron allí con un oído y hasta unas cañas para ir agregando cada día una piedra más al monumento de amistad que entre los tres (estoy seguro que sí) hemos construido. Pedro Sangro acierta cuando dice "detestar el buen rollo", pero luego de tanto es imposible decir adiós sin más. Sepan, colegas, que donde yo viva (lugar incierto hasta hoy) tendrán donde llegar y donde yo beba tendrán donde beber.

Por último, pero para nada menos importante, ¡GRACIAS PADRES! No sólo por el apoyo monetario, que ciertamente es lo más irritante, sino por no dudar un segundo de mí, por aguantar (al igual que yo) la infame distancia en tiempo y espacio (aunque las bebederas por camarita son una buena solución) y estimular, incentivar, impulsar en todos los sentidos, no sólo este, sino todos los caprichos (aunque es verdad que este en específico es más "maduro" jejeje) que he tenido desde la adolescencia. Los amo.

Ya sé que es una entrada que llega un poco tarde, pero me tomé unos diitas de descanso, así que lo siento.

Y nada, ahora a escribir "a saco". Éxito a todos. ¡Nos vemos en la writers!

-----------

-Qué mariconería de entrada.
-Las despedidas siempre son mariconerías. Basta con ir a un aeropuerto un día... las lágrimas son...
-Al menos lo tienes asumido.
-Yo tengo casi toda mierda asumida, viejo.
-¡Ay sí! ¡Qué sabio! ¡Maricón!
-¿Ya puedes dejar de decir la palabra con "M"?
-¿Y ahora qué vas a hacer?
-Vamos a escribir, viejo...
-¿Vamos?
-Sip... lo siento, pero tu eres demasiado interesante como para dejar pasar tus locuras y no escribirlas.
-¡Cabrón!
-Lo siento.
-¿Ron?
-Sí... mucho limón, porfa.
-Maricón.

Vi ses.

7 comentarios:

Fender Stratokaster dijo...

-Este tipo es como Burton.
-¿Burton? ¿el de las películas de Jonny Deep?
- El mismo.
-¿Por qué?
-Ahmm...,es su forma de cerrar sus post. Siempre lo hace con un dialogo.
-¿Burton, siempre cierra con un dialogo?
- NO, imbécil. Me refiero a que tiene un sello, por así decirlo, de hacerlo suyo, ¿entiendes?

***
¿Y de los de la foto quién eres, man?
Salud por ese Master!

oboed dijo...

Jajajajajajaja, joder... Rubén Blades en algún concierto comentaba que la primera vez que intentó llevar Pedro Navaja a una productora le dijeron que "la canción nunca iba a tener éxito porque era muy larga." Luego dijo que se imaginaran si lo mismo le hubieran dicho a Cervantes: "No es que yo me ponga en esa categoría, pero..." "Eeh, chico, quítale un poco de hojas a eso, que eso está muy grueso... nadie va a querer leer eso. ¿¡Sancho Panza!? Quién quiere leer un gordo ahí, no, no... La Dulcinea sí me la dejas ahí, pero... Quizá si me pones a un tipo que se parezca a Tonis Curtis mejor aun." Pues, mi punto es que te faltó lo de "no es que me ponga(s) en esa categoría" En fin... después de este enrevesado texto yo soy el de sweter verde con camisa verde con el símbolo de la paz que sonríe como un tonto. ¡Gracias, compa! ¡Saludos!

Fender Stratokaster dijo...

Pues nada tonto, eh...
Te pusiste a lado de la más guapa.

Salud!

HAL9000 dijo...

Hey, Oboed... ¿Te regresas a Caracas? Avísame para reunirnos. Por ahí parece que hay movidas interesantes de los escritores.

Un saludo.

oboed dijo...

Jajaja, bueno, nada tonto, Fender, pero al final es la novia de mi colega, así que...

Hal... pues, en realidad a lo que salga, compa, aquí, allá, lo que sea, si hay algo concreto, pues, avísame y plomo... La vaina es que no quiero irme sin nada. Mi gmail es lhijob@gmail.com, escríbeme por ahí si sabes de algo. ¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

Uff! yo nunca leí uno sobre la despedida de la Central ni sobre ninguna amistad de piedra que hayas cultivado en ese entorno ni ningún aledaño.
Celos, celos, celos!
Au revoir!

oboed dijo...

Piedra no ¡ademantium! Y no tenía un blog para esa época. Así que... lo siento. ¡No lees los más importantes, Tata! ¡En fin... au revoir! Y allá nos vemos;)