viernes, 19 de noviembre de 2010

Se va a estrellar...


La vaina con las ideologías. Todos sabemos que House es un tipo práctico. Por ejemplo, si ya sabe cuál es la enfermedad mediante un diferencial ¿para qué perder tiempo con pruebas que tarden mucho -de ser el caso- poniendo en riesgo la vida de un paciente? Practicidad: a medicarlo y ya está, si se mejora, tenía razón, si no, descartaron una enfermedad, continúa el diferencial.

Esto parece una tontería, pero encierra toda una forma de ver la vida. Aunque House revoluciona la forma de hacer medicina (¡¡hasta sus motivaciones son distintas a las del grueso de los médicos!!) y necesita de un equipo para realizar sus análisis, sabe muy bien que él por sí mismo se ha creado un nombre; House es una leyenda en el mundo médico de EEUU. Es un individualista. El equipo lo necesita para poder pensar mejor, pero todo está centrado en él, por algo la serie se llama "House, MD" y no "Team House" o algo por el estilo.

¿Y cuál es la contraposición al individualismo?

"-Lo hice y no tuve que mentir.
-Y te sientes bien por eso...
-Sí.
-Entonces estoy contratando a una idiota.
-Puedes fingir que quieres mentirme, pero no lo hiciste. Quieres que la gente de tu equipo de desafíe, de lo contrarío sólo serías un matón (bully) y no un gran médico. Me estás contratando porque no comprometo mis principios.
-O quiero un asiento en primera fila cuando te despiertes y te des cuenta de lo inútil que son tus principios. No te necesito sólo para mentir a un paciente, necesito que quieras mentir a un paciente.
-Eso no pasará.
-Nos vemos mañana."

Me gusta este diálogo (S07e06) porque desafía a la idealista, le dice con todas las letras que ya todos transitamos por ese camino y sabemos cómo termina: se va a estrellar. Pero claro, el idealismo no es un hueso fácil de roer. Después de la contratación de la chica van como dos o tres capítulos en los que ella sigue ganando. Esperemos estar en primera fila para ver su cara cuando se de cuenta de que sus ideas son inútiles.

-----------------------------

-A mí no me gusta aparecer así -dijo Luis con un suspiro-
-¿Cómo así?
-De vez en cuando... me gusta beber más seguido, de hecho.
-Broder, lo siento, no había tenido tiempo -dijo Luis sabiendo la respuesta de Luis-
-Tú sabes que eso es mentira.
-...
-...
-Es jodido.
-Sí... ¡¡ESCRIBE!!
-Va...

¡¡Al jolson!!

2 comentarios:

C. Luisa Ugueto Liendo dijo...

A mi encanta eso que haces de los dialogos, me gustaria decirte cuando me encanta! :-)

erika dijo...

Y lo peor es que, a pesar de todo nuestro idealismo (o quizá como consecuencia de él), esperamos ansiosos el aterrizaje... digo "aterrizaje", claro, recordando el comienzo de "La haine":
"Ésta es la historia de un hombre que cae de un edificio de 64 pisos. El hombre, en la medida que va cayendo, se repite sin cesar: 'hasta aquí, todo va bien; hasta aquí, todo va bien; hasta aquí, todo va bien'. Pero lo importante no es la caída: es el aterrizaje".
¿O no?