sábado, 2 de agosto de 2008

¿Sherlock House o El Mito de House?















Voy a tratar de buscar otro reportaje más serio, pero con la caída del emule, pues... no sé cuánto me tardaré.
En este podrán apreciar la profunda ignorancia de los actores (el primero Hugh Laurie) y el engaño, la mentira de David Shore.

Aunque también me imgaino que las preguntas de la periodista que mandaron a los estudios no debieron de haber sido demasiado perspicaces.

En lo particular, ya les he dicho, me interesa House por su existencialismo. La construcción dramática de los últimos capítulos de la cuarta temporada, definitivamente son brutales. Pero aunque se pueda creer que están más enfocados a mantener la audiencia para la quinta (que claro que también), ese hecho no hace a un lado lo que mantengo y creo que es la filosofía de la serie: el absurdo camusiano.
En el final de la tercera temporada, cuando ya renuncia hasta Cameron, Wilson en un momento a solas con House le pregunta cómo se siente y éste le responde, con una de sus sonrisas, que "Todo está bien." Para mi sorpresa (quizá por descreído) Amber, en el limbo, le dice lo mismo a House: "Todo está bien." Y no es coincidencia, fíjense:
«Juzgo que todo está bien», dice Edipo, y esta palabra es sagrada. Resuena en el universo feroz y limitado del hombre. Enseña que todo no es ni ha sido agotado. Expulsa de este mundo a un dios que había entrado en él con la insatisfacción y afición a los dolores inútiles. Hace del destino un asunto humano, que deberá ser arreglado entre los hombres.

Toda la alegría silenciosa de Sísifo consiste en eso. Su destino le pertenece. Su roca es su cosa. Del mismo modo el hombre absurdo, cuando contempla su tormento, hace callar a todos los ídolos."

House casi tiene la decisión de volver o no a la vida hasta que Amber le dice que todo está bien y él lo acepta. Él es conciente de lo que ella le dice, regresa a la tierra a arreglar -entre hombres- su destino, que al mismo tiempo es humano (el destino de Amber lo crea House, creando a su vez el suyo propio).
Lo mismo pasa en el final de la tercera temporada. Vemos a un hombre solo, al que no le gustan los cambios y de un momento a otro se ve más solo y con nuevos y enormes cambios. Pero decide que todo está bien (lo verbaliza inclusive), sabe que todo el desbarajuste lo ha creado él mismo, se forjó su propio destino y ahora tiene que arreglarlo. Dramatismo más, dramatismo menos, los finales son muy parecidos desde el punto de vista existencial.

Ya no como producto televisivo, sino como obra televisiva, como total deudora de los grandes escritores existenciales del siglo XX y algunos del XIX, House es, por mucho, la mejor serie que he visto hasta los momentos. Eliminando intrigas juguetonas (Lost) o falsas filosofías (Heroes), House MD es una perfecta combinación de producto para masas y literatura existencial. Recuerda a los folletines del siglo XIX, sobre todo los dostoyevskianos.

-------------------

-Viejo, Shore está en lo correcto.
-Teoría de conjuntos: si todo A es B pero algo de B es A ¿cómo quedamos? un circulito o alguna figura cerrada dentro de otra ¿verdad? Bueno, viejo, every writer lies.
-Jajajajajajaja, vale... pero en todo caso es verdad lo que él dice, es basado en Sherlock Holmes, no en Sísifo, coño, deja la locura.
-Las medias verdades también son mentiras... lo habrá dicho House en algún capítulo.
-No, Luis... a ver, a House no le gusta la gente.
-Y sin embargo los cura.
-Pero no les importa, los cura por masturbación mental.
-Y por....
-No me jodas... birras que es temprano.

¡E noho ra!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, House regresa de la mano de Amber con su "todo está bien." Pero también, y sobre todo, Luisito, con esa resignación del filósofo de las piedras que ruedan "you can't always get what you want."
Esa frase que él mismo le dijo a Cuddy en uno de los primeros capítulos de la primera, vuelve con una fuerza increíble en el final de la cuarta. Es andar en la desesperanza, como hijos del absurdo, es saber que siempre habrá algo que no tendremos.

Fíjate que 13 ya se lo había dicho también: tú quieres tener todas las respuestas pero sabes que así acabarás con toda esperanza. Y de hecho, ella, quien acierta en ese blanco, es quien termina peor en la cuarta: acabando con su esperanza al ver que sí está enferma.

Creo que, ante todo, la serie demuestra cómo uno se crea historias para llenar el vacío, pero que al final ese vacío termina por imponerse. Me pregunto hasta dónde llevara David Shore el romance de Chase y Cameron, me resulta fuera de lugar en el espíritu de la serie. Como una blasfemia, como si alguno de los personajes de Seinfeld terminara casándose y feliz para siempre.

Adieu!
pezsapo again.

oboed dijo...

Excelente complemento, Tateits... Pos sí, tanto la primera como la cuarta terminan con la canción de Las piedras rodantes, igual que la primera de Californication, bai de güei.

Ve lo que va de la quinta para que veas cómo ha ido lo de Cameron y Chase, da un poco igual.

Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Mira, ¿y qué me dices de ese pseudo romance con Cuddy?
Te tengo una anécdota. Se trata de Prison break, una serie donde matan hasta al gato -literalmente: hay un gato y sale muerto.
Pues bien, en una de esas matan a la única muchacha de la película, el público se arrecha y deja de verla. ¿Qué hacen los directores, guionistas y aledaños al respecto? pues, deciden revivir a la muchacha, que no estaba muerta, estaba de parranda y tal. Terrible.

Ahora, Doctor House no había asomado la posibilidad de un romance con Cuddy y a David Shore se le ocurre tentar al diablo. Ahora, ¿qué pasará? Pues me huele que si no le mete picante en el asunto el público se le va a arrechar, lo mismito que cuando rodó la cabeza de Sara en Prison Break.

No tiente al diablo, mijo, no tiente al diablo, que a todo el mundo le gustan las historias de amor y ya nos estamos cansando de la monótona vida del panita 'el bastón.

¿Qué me dices?

Ah, bueno, cabe destacar que sólo he visto hasta el memorable capítulo en que House decide no tocar la puerta de Cuddy, quizá me estoy adelantando y Shore sí hizo algo mejor al respecto que una huida forzada y un mantenerse en lo mismo.

Au revoir, le mec!

oboed dijo...

A ver. Lo de Prision Break, sí, ciertamente es terrible, desde Panamá todo ha sido terrible. Yo la sigo, le soy fiel, digamos, por dos razones: 1) porque estoy escaso de series, aunque siempre puedo bajarme la que quiera, pero ya que comencé algunas, pues las terminaré, y 2) porque no deja de tener ciertos momentos de suspenso. Pero nada comparado con la primera, ya voy por la mitad de la cuarta y, en serio, ha sido una real mierda, uno no se cree absolutamente nada de lo que ve, pero buej...

House. Lo dicho, enculebronizándose. Lo que me gustó de la trama de Wilson (y creo que esto será tema de post) es que House siempre se ha enfrentado a enemigos que de una u otra forma simbolizan algo: el negro adinerado, el amor de su vida, el policía y la justicia, los cambios (sus subalternos) y luego problematizan con la amistad. Eso no estuvo mal. En mi opinión debieron alargarlo más, pero bueno. Luego, carentes de una trama horizontal poderosa y simbólica, regresan al amor, mala jugada.

No es cierto que House y Cuddy no hayan tenido una tensión sexual, al contrario, siempre ha sido de lo que más puede enganchar de la serie, tanto es así que la tensión sexual que se crea entre Cameron y él la resuelven en pocos capítulos, esta no, esperaron a no tener más nada en la manga para hacerlo (Stacy es un simbolismo de cómo ve House el amor, no así Cameron, y Cuddy... no lo sé). Pero también se apresuran al hacerlo, y más en un momento de la serie en que lo que necesita es otra cosa.

Por otra parte, y es lo que he dicho cientos de veces (fuera de posts) es que una serie de capítulos cerrados se hace monótona tarde o temprano. Yo confieso que ya desde la tercera temporada veía House esperando Los Capítulos, y disfrutaba superficialmente con los capítulos. Ahora, en la quinta todavía están Los Capítulos y eso es bueno, habría que buscarse una buena trama horizontal y volveríamos a las andanzas.

Pos eso. Ya subiré algo al respecto.

;)